Conectar con la Energía Ancestral

El hombre de Vitruvio de Leonardo Da VinciSiempre que empezamos un nuevo ciclo debemos acercarnos (recuperar) la energía del inicio, el primer susurro del universo. Este pulso inicial se llama Energía Ancestral y es nuestra mayor fuente de energía… Y de información.

La Energía Ancestral nos conecta con la memoria del Universo, de la vida
y de la especie. Es el sonido de las estrellas, de las galaxias. Cuenta historias antiguas de creadores de mundos, de viajes a través del tiempo. Sabe de grandes batallas entre luz y oscuridad, guarda la memoria de la separación, recuerda cuando todavía todo era uno. La Energía Ancestral contiene las claves completas de nuestro ir y venir a caballo del tiempo y nos conecta con nuestro poder personal.

En nuestro cuerpo, la energía ancestral se sitúa en el estrato más interno, en nuestro fundamento arquitectónico y funcional, los huesos y en la médula así que conectar con nuestro esqueleto, nos pondrá en contacto con nuestra energía originaria. Una sencilla y hermosa manera de aproximarse a este pulso que nos acompaña durante toda la vida es centrar nuestra atención (intención) en nuestros huesos así que hoy, te propongo una meditación centrada en nuestro interior, un viaje hacia la oscuridad de nuestros huesos, hacia nuestra historia más antigua.

Dibujos esquema de un feto, Leonardo Da VinciVisualización

El momento más adecuado para que conectes con la Energía Ancestral es cuando estás a punto de dormirte; envuelto en la oscuridad de tu habitación, lleno de silencio interior, poco antes antes de que sucumbas al sueño profundo.

Mientras cierras los ojos y relajas tu respiración comienza a acariciar suavemente los huesos de tu cráneo con las manos. Empieza con una caricia suave, y poco a poco, ve tomando más contacto con ellos;  siente su forma, sus curvas, su textura y, sobretodo, su presencia. Tómate tu tiempo para empezar a relacionarte con tus huesos, siempre están ahi, sosteniéndolo todo y en cambio, casi nunca pensamos en ellos.

Cuando ya lleves unos minutos masajeando el cráneo, empieza a imaginar que puedes tocar tus huesos directamente y les das un pequeño y suave movimiento, como quien mece una cuna. Tómate tiempo en esta fase, hazte amigo de tu cráneo es una parte muy importante en el sistema óseo.

Poco a poco ve bajando por tu cuello, toca tu clavícula, las costillas y los espacios entre ellas, tus brazos y manos mientras con cada respiración percibes que estás en sintonía con la estructura más básica de tu cuerpo, la que te ayuda a moverte y te sostiene. No es necesario que recorras todo tu esqueleto en una sola meditación, es más importante que te sientas conectado con tus huesos. Después de esta fase inicial, relaja todavía más la respiración y, en una postura que te resulte cómodo, con tus dedos sintiendo alguna parte ósea de tu cuerpo (en esta postura suelen ir bien los huesos de las caderas) empieza a conectar las yemas de tus dedos directamente con el hueso hasta que empieces a percibir sus micromovimientos.

Durante el ejercicio es posible que sientas miedo, o que algunos recuerdos y emociones intensas surjan, en ese momento, respira y déjalas marchar. Céntrate en el regalo que te estás dando, porque al reconocer la estructura debajo de tus músculos y piel estás siendo uno contigo mismo, ya que tus huesos también son parte de ti. Cuando adquieras práctica en esta meditación, visualiza la posición de cada hueso, juega a descubrir dónde empieza uno y acaba el otro, golpéalos con suavidad para oír su sonido… Explora todas las posibilidades.

Al final de la meditación, si lo deseas, refuerza el nuevo lazo masajeando tus orejas, ya que están relacionadas con el elemento Agua, la fuente de la vida y de la Energía Ancestral. Practicando esta meditación regularmente, casi sin darte cuenta, conseguirás que se revele en tu día a día la sabiduría del Universo contenida en ti.

  Joan Miquel Viadé      

Si estas interesado en el crecimiento y desarrollo personal a través de Espacio Interior envía el formulario de contacto en la barra lateral o, si lo prefieres, puede contactar directamente conmigo, llamando al teléfono +34 93 385 83 78 o bien al +34 696 96 41 41 de lunes a viernes en horario de oficina (9:00-19:00)
Autor: Joan Miquel Viadé Freixes Autor: Joan Miquel Viadé Freixes
4 comentarios sobre “Conectar con la Energía Ancestral
  1. MaRiOlA dice:

    Es increible lo que uno descubre en unas lineas con tanta información.QUien no conozca esto puede causarle una verdadera paralisis aunque poco a poco los cambios se hacen visibles.
    NO olvidaremos que las energias blancas nos cuidan y protegen, incluso otras nos tocan:D
    Todo llamado obliga respuesta y he aqui la mia : Gracias por facilitar la nueva llegada de lo que será. Todo tan increible que algunos jóvenes no podemos esperar para vivir:D:D (paciencia)

  2. Pablo Martín Lozano dice:

    Como ves Joan Miquel, he introducido a mi amiga (la famosa amiga que se quedó con ganas de conocerte pero que seguró lo hará pronto) y le gusta tu espacio. Vamos creando comunidad, jeje.
    Un tema interesantísimo.
    Un abrazo y a ver se nos vemos pronto.

  3. MaRiOlA dice:

    :D:D:D:D:D asi que soy LA AMIGA!!!! muy buenoo pero el no es mi amigo …..el es uno de MIS CRISTALITOS :D:D:D:D no “EL AMIGO”JEJEJEJEJ
    SI, me quede con ganitas, pero no tocaba en ese momento. Además será por momentos………….Tal vez un paseo por los sueños….nos vemos muak

  4. Joan Miquel Viadé dice:

    Mariola y Pablo, la parte más canalla de los Hermanos Marx de la Luz… :-)
    Sois Lo mejor.
    Besotes y arrumacos a repartir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Sesiones Individuales
Espacio Interior: Sesiones individuales de orientación y crecimiento personal
Frase del Día
No deis a los perros las cosas santas, ni echéis vuestras perlas delante de los cerdos, no sea que las huellen con sus pies, y se vuelvan contra vosotros y os despedacen. Mt 7, 6 - San MateoFrases Célebres
Solicitar Información
Nombre (obligatorio)
E-Mail (obligatorio)
Asunto
Mensaje, pregunta, información
Necesito averiguar si eres un humano o una máquina. ¿Puedes responder al siguiente acertijo?
¿Qué palabra completa la siguiente frase? 'La Luna, habitualmente, suele venir a visitarnos cuando es de n......'